CRÍTICA DE ANT-MAN

Por Ignacio Estrada
 
Marvel culmina su fase 2 con “Ant-Man”, una película a priori menor que sus predecesoras, pero igual de entretenida que aquellas. “Ant-Man” sigue los pasos del superhéroe conocido como el hombre hormiga, un personaje no tan apreciado y querido como otros en el mundo del comic (debido a que “tiene la mano muy larga”). Es muy posible que tenga su redención con esta película, que sufrió un cambio de director en el último minuto. Edgar Wright (Bienvenidos al fin del mundo), fue sustituido por Peyton Reed (Separados) por “diferencias creativas” entre el primero y el estudio. Paul Rudd (Virgen a los 40), Michael Douglas (Wall Street), Corey Stoll (The strain) y Evangeline Lilly (Perdidos) son el elenco protagonista.

Como todo en el universo cinematográfico de Marvel, este “Ant-Man” también esta unido a las anteriores cintas. En 1989, el doctor Hank Pym (Douglas) se niega a dar su traje reductor a SHIELD, lo que conlleva que reniegue de su empresa y se exilie hasta la época actual, cuando su discípulo, Darren Cross (Stoll) encuentra la formula para encogerse y diseña un peligroso traje. Pym se ve en la necesidad de entrenar a un ladrón de buen corazón llamado Scott Lang (Rudd), para sustituirle con su traje reductor ya que este con los años pasa factura. Esta es la sencilla trama general de “Ant-Man”, luego hay otras que se emparentan con los comics y que las unen a este universo anteriormente mencionado. La historia resulta interesante y está plagada de toques de humor que se han mantenido del guión de Wright. Como todo producto Marvel, la historia funciona y entretiene, pero con algún minuto menos (algunas secuencias son muy largas) la hubieran dejado en un pelicula fastuosa.

Al cambiar de director cambiamos la visión de un tipo que convirtió a “Scott Pilgrim” en imagen real a un tipo que viene de hacer comedias románticas. Reed cumple, pero está claro que Wright hubiera dado un punto de vista mucho menos agradable del personaje. Reed sabe sacar lo mejor sus actores, y es quizá las secuencias dialogadas las que más llaman la atención dentro de esta cinta de aventuras. No me interpreten mal, todo funciona en “Ant-Man”, pero hasta los atracos y las secuencias de acción resultan graciosas, y es quizá por ello, por lo que no terminen de destacar frente a las estupendas escenas dialogadas entre Rudd y Douglas.

El punto fuerte de “Ant-Man” reside en su reparto y en la excelente química entre Rudd y Douglas. El primero, gracias a su predisposición a la comedia se mete al público en el bolsillo en su presentación en la cárcel. Por su parte Douglas sigue siendo uno de los mejores actores de Hollywood. Sus miradas y su desesperación para que Rudd aprenda el oficio hace que conecte perfectamente con el espectador. Stoll esta un poco pasado, pero su papel lo requiere (tiene una explicación), y Lilly deja las pinceladas justas para encandilar al publico y reclamar más de ella (atentos a “Capitan america: Civil War”). Mención especial para el robaplanos de la película, Michael Peña (Corazones de hierro). Pocos han sabido explotar la vis cómica de este actor de ascendencia mejicana que nos descubre un talento innato para hacernos reír, imprescindible.

En resumen, Marvel ni falla ni pincha. Sabe muy bien los productos que tiene entre manos y como debe enfocarlos.

Lo mejor: Los actores y los toques de humor que contiene.

Lo peor: Hay momentos que resultan repetitivos.
 
CRÍTICAS RECIENTES