CRÍTICA DE DARK PLACES

Por Ignacio Estrada
 
A rebufo del éxito de “Perdida” de David Fincher, la autora de la novela original, Gillian Flynn, ha visto como otro de sus textos se plasma en la gran pantalla. Ahora le toca el turno a la novela “La llamada del club Kill”, que para transformarse en material cinematográfica ha prescindido del titulo original y ha pasado a llamarse “Dark Places”. El director francés Gilles Paquet-Brenner (La llave de Sarah) adapta la novela y dirige este entretenido, pero fallido, thriller protagonizado por Charlize Theron (Prometheus) y Nicholas Hoult (X-Men: Primera generación).

Años atrás una joven ve como su familia es asesina por su hermano. El caso dejaba algunas dudas, pero el testimonio de la joven hizo que le encarcelasen. Años después la chica ha crecido y el vivir de pasearse por programas de televisión a contar su historia, ha quedado atrás. De repente aparece el club Kill, una asociación de apasionados de los crímenes violentos que también ejercen como investigadores criminales que le proponen buscar nuevas pistas del caso. Esta acepta y comienza una investigación donde descubrirá que lo sucedido en el pasado no es cómo ella creía.

Este es el punto de partida de esta adaptación cuyo guión no ha sabido condensar ni resumir la novela de Flynn. Es verdad que no llega a aburrir, pero hay exceso de personas y pistas falsas, que hubieran podido suprimirse para no hacer una cinta tan cargante y excesiva.

Por otra parte la puesta en escena de Gilles Paquet-Brenner no resulta tan impactante ni tan oscura como el tema proponía. Se hablan de asesinos en series y crímenes satánicos, pero las imágenes no resultan tan impactantes como deberían. La historia se narra en Kansas, un paraje extraordinario y que da mucho juego, y que Gilles no sabe aprovechar.

El reparto de la cinta es lo que más llama la atención. Theron está igual de interesante que siempre: su mirada perdida en algunos momentos hacen que se nos pongan los pelos de punta. La cada día más crecida Chloë Grace Moretz (Kick Ass) vuelve a sorprendernos como otro personaje diferente mientras que Nicholas Hoult está desaprovechado. También se pasean por la cinta los interesantes (pero que aportan muy poco) Corey Stoll (The Strain) y Christina Hendricks (Mad Men).

“Dark Places” es otro ejemplo de no saber aprovechar el material que se tiene entre manos realizando una adaptación sosa y ramplona. Entretiene pues no da tregua al espectador, pero hay un exceso de personajes y pistas innecesarias que la convierten en fallida. y pistas que hay en el trayecto, y eso la convierte en una cinta fallida.

Lo mejor: El club Kill.

Lo peor: Un exceso de personajes que convierten el guión en algo pesado.
 
CRÍTICAS RECIENTES