CRÍTICA DE GRAND PIANO

Por Ignacio Estrada
 
Tras la irregular “Agnosia” y sus breves interpretaciones en “Luces rojas” y “Fin”, Eugenio Mira regresa a la dirección con “Grand Piano” un thriller muy medido y calculado para mantener al espectador en tensión durante sus escasos 90 minutos y que bebe de títulos como "Última Llamada" de Schumacher o "Buried" de Rodrigo Cortés (curiosamente, productor de la película).

Sin entrar en profundizar en su argumento, el guión de "Grand Piano" está perfectamente medido y no da pasos en falso. Tal vez, pueda pecar de ser un poco "de formula", pero resulta tan entretenido que no puede ponérsele pegas. La historia se narra casi en su totalidad en el interior de un auditorio, con lo que hay pocos elementos con los que jugar pero saben sacar mucho partido de ellos (ojito al momento del teléfono móvil).

Eugenio Mira dirige la cinta con un pulso narrativo impecable: desde sus primeros planos secuencias al más puro estilo De Palma en “Los intocables”, hasta planos imposibles o composiciones más oníricas que recuerdan en cierta manera al “Vértigo” de Hitchcock.

Aunque es un dirección moderna, todo está rodado de forma muy clásica, probablemente contagiada por el ambiente de la cinta en que que todo es muy teatral (recordamos que estamos en un auditorio) y que si no fuese por elementos como un móvil o una tablet, la cinta podría haber estado ambientada en cualquier otra época. Esta pasión por el cine clásico también se nota en el guiño del nombre de nuestro protagonista, Selznick, quien rinde un homenaje claro al productor de cine clásico David O. Selznick (Lo que el viento se llevo).

Elijah Wood parece que le ha cogido el gusto a trabajar con directores españoles (ya trabajó con Alex de la Iglesia y muy pronto le veremos en “Open Windows” de Nacho Vigalondo). Aquí interpreta a Selznick, y es quien lleva el mayor peso de la narración de forma impecable. Le da la replica, en off durante casi toda la cinta, John Cusack (2012) quien está bastante correcto. Mención especial merecen los secundarios Kerry Bishé (Argo) y Alex Winter (Las alucinantes aventuras de Bill y Ted). La primera porque sabe ganarse la cámara con su cara de no haber roto un plato y, el segundo, porque tiene a su cargo todos los momentos graciosos de la cinta.

En resumen, “Gran Piano” es una cinta pequeñita, interesante, y entretenida. Todo funciona maravillosamente y en algunos momentos podemos encontrarnos con una cinta visualmente muy didáctica. Esperemos que el publico no le de la espalda, pues es una de las películas españolas del año.

Lo mejor: Como Eugenio Mira se mete al publico en el bolsillo desde esa primera escena donde se nos presenta al piano, el tercer protagonista de la cinta.

Lo peor: Hay un plano con problemas de efecto que puede sacar al espectador por un momento de la tensión narrativa.
 
CRÍTICAS RECIENTES