CRÍTICA DE STAR TREK: MÁS ALLÁ

Por Ángel Gómez y Francis Díaz
 
Star Trek: Más Allá es la decimotercera película de la saga Star Trek y la tercera del reboot que hiciera J.J.Abrams en 2009. En esta ocasión el director pasa a un discreto segundo plano como productor, debido a sus compromisos con... La fuerza, dejando las riendas de la dirección al taiwanés Justin Lin, conocido por su intervención en la saga The Fast And The Furious.

La película comienza dentro de la famosa misión de cinco años de exploración, ya conocida en la serie original de los años 60, y a la que se le dio pie al final de la anterior, "Star Trek: En la Oscuridad". Hay dos cosas que van a llamar la atención del espectador desde un primer momento. Una, que se mantiene sin cambios la tripulación por todos conocida, no esperéis ningún personaje nuevo en la Enterprise que quepa destacar (el director y los guionistas se han mantenido conservadores a la hora de definir el espectro coral de personajes de la peli). Y la segunda, el ritmo trepidante y de acción que acompañará al menos un 90% del metraje. Consecuencia tal vez de la mano del nuevo director, que no se ha mantenido tan conservador en este aspecto, ya que en el mundo Terekkie, la acción siempre ha ocupado un segundo plano, por detrás del discurso y de la ciencia ficción.

"Star Trek: Más Allá" se mantiene el ya clásico desarrollo de los personajes, profundizando en la amistad entre el capitán Kirk y el comandante Spock, la ironía y quejas a las que nos tiene acostumbrados el Doctor McCoy y la continuación de la relación/no relación entre la teniente Uhura y el mismo Spock, que en este reboot le otorga un peso de humanidad de la que carecía en las anteriores entregas. Se ve que han querido dibujar un Spock más humano, y, eso... es lógico ;)

Como guiño a los puristas, la acción se convierte en trepidante como consecuencia de algo que muy bien nos enseñó la serie original, la Enterprise está para explorar y para ayudar a todo alienígena o no, que lo necesite. En cuanto al villano, cosa que nunca debe faltar, podemos decir que a los que escriben les ha gustado, aunque, una vez más, tenemos un villano que necesita de un momento especial de su pasado para justificar su intervención en la trama.

Finalmente, tanto a los aficionados como a los que no lo son, no les va a decepcionar la película y ahora serán los trekkies, que es como se hacen llamar los seguidores de la saga, lo que tendrán que esperar hasta el próximo enero, que será cuando se estrene después de once años de espera, la sexta serie en televisión.

Lo mejor: la calidad de los efectos especiales, la mejora y actualización de los uniformes de la flota estelar y el saber desarrollar unos personajes, que, con ya cincuenta años de existencia, han sabido mantenerse frescos.

Lo peor: tal vez hacer un malo que realmente lo sea al cien por cien, sin fisuras.

 
CRÍTICAS RECIENTES