CRÍTICA DE LA LEGO PELÍCULA

Por Ignacio Estrada
 
Tras años de cortos, mini películas y títulos lanzados en el mercado doméstico, los bloques de plástico interconectables más famosos del mundo (con permiso de los que crecimos con “el tente”), por fin tienen su propia película cinematográfica, y en 3D. “La Lego película”, que es como ha sido bautizada, entra directamente en el panteón de cintas de animación más graciosas de los últimos tiempos, y es que detrás de ella encontramos a Phil Lord y Christopher Miller, padres de “Lluvia de albóndigas”, y esa pequeña joya a revindicar titulada “Infiltrados en clase”.

Emmet es un empleado de la construcción un tanto solitario pero muy feliz. Un buen día encuentra una pieza mágica, que según una profecía, le señala con el elegido para detener el fin del universo Lego. Este es un sencillo resumen de una trama algo compleja cuya base fundamental se encuentra en cintas como “Matrix” o “El señor de los anillos”. Curiosamente ambas franquicias pertenecen a Warner Bros (productora de la cinta), por lo que en alguno momentos son objetos de mofa. También lo son la saga Star Wars y el universo DC Comics, que tiene su mayor representante en Batman, el roba planos de la película. El guión de la cinta es una sucesión de momentos a cada cual más surrealista pero que tiene un mensaje muy potente: No hay que vivir alienados y hay que pensar por uno mismo.

Hace días leí una entrevista a sus directores sobre la dirección de esta película. Ambos afirmaban que “Esta película es como si Michael Bay hubiera conocido a Henry Selick”. Con esa frase podemos resumir el interesante trabajo de estos señores. Un cinta animada en stop motion pero con más explosiones que “Pearl Harbor”. El uso del 3D es más básico, no es tan entretenido como la dirección general, siempre a favor del chiste y el entretenimiento, y con muchas referencia visuales (aquí citaremos otra vez “Matrix”. Atentos a la visión periférica de los personajes conocidos como “constructores”).

La cinta en versión original cuenta con comicos como Will Ferrell (Aquellas juergas universitarias) o Jonah Hill (El lobo del Wall Street). En el doblaje es de agradecer que se hayan escogido a los dobladores habituales de estos actores y hayan prescindido de los famosos de turno.

“La Lego Película” es una fiesta desde su primer minuto. Al salir de la sala descubriremos un faceta simpática de Batman (atentos a su oscura canción), habremos asistido a un consejo de constructores de lo más humorista, saldremos tarareando la pegadiza canción “Todo es fabuloso” y con unas rabiosas ganas de comprar unos Lego. Y es que no nos engañemos, la cinta es un gran anuncio de dichos juguetes. Los niños se entretendrán por que la cinta no da respiro, pero se perderán en la cantidad de referencias y chistes para adultos que “La Lego película” contiene. Y es que no está mal que este tipo de películas de vez en cuando quieran entretener a los padres.

Lo mejor: Es muy entretenida, tiene mensaje, y en algunos momentos muy mala leche.

Lo peor: Un niño no la disfrutara tanto como un adulto.
 
CRÍTICAS RECIENTES