CRÍTICA DE MARTE: THE MARTIAN

Por Ignacio Estrada
 
Allá por el año 2000 llegaba a nuestros cines ‘Náufrago’, una historia con un gran componente humano que mostraba las peripecias de un hombre (Tom Hanks) en una isla desierta. Cinco años antes, el mismo actor las pasaba canutas en ‘Apollo 13’, la recreación de una de las mayores aventuras de la NASA. Ahora nos llega “Marte (The martian)” un título que nos devuelve al mejor Ridley Scott y que combina a la perfección elementos de ambas cintas para contarnos las vivencias de un solitario astronauta en el planeta rojo mientras que la NASA hace todo lo posible por traerle de regreso a casa.

La misión del ARES III en marte se ve en peligro con la llegada de un tormenta. Esta tormenta hace que el astronauta Mark Watney (Damon) sea dado por muerto y abandonado en el planeta rojo por resto de la tripulación. A partir de ese momento la acción se narra entre la NASA y Marte de forma paralela. Unos intentando traer de vuelta al astronauta a casa y éste tratando de sobrevivir hasta la llegada de sus rescatadores. La pelicula se basa en la novela de Andy Weir, un programador informático metido a escritor que autopublicó su novela en Amazon y que se convirtió en todo un éxito. El guion de la adaptación cinematográfica la firma uno de los grandes nombres del fantástico actual, Drew Goddard (“Monstruoso”, “La cabaña en el bosque”…). Sin lugar a duda el guionista ha conseguido hacer la historia muy atrayente para todos los públicos. Lo que comienza como un documental de cómo sobrevivir en Marte acaba como una aventura sin precedentes que gracias a un giro espectacular nos atrapa hasta su emocionante final sin apenas darnos tiempo para un respiro.

Tras el plomazo de “Exodus: Dioses y reyes”, Scott vuelve al género que mejor domina: la ciencia ficción. Aunque “Marte (The martian)” no sea ciencia ficción pura y dura, pues hay un componente dramático y humano que hacen que la cinta vaya más allá, Scott nos da una buena ración de paisajes del planeta rojo que emboban. Sin embargo, donde realmente se aprecia lo buen director que sigue siendo es en las “set pieces” que nos deja. Desde el personaje de Damon curándose una herida hasta los montajes de paso de tiempo hasta llegar a su climax final y su maravilloso epílogo. Sin duda “el abuelo del cine moderno” sigue más vivo que nunca y ya estamos deseando que se ponga manos a la obra con “Prometheus 2” aka “Alien: Paraíso perdido”.

Matt Damon reclama premios y la nominación al Oscar por su papel parece casi asegurada. El niño mimado de Boston sostiene gran parte de la cinta gracias a su interpretación. Su sarcasmo en algunos momentos para quitar hierro al asunto que se le viene encima es tremendo. Por su parte Jessica Chastain (La noche más oscura) también está magnífica. Toda esa segunda parte de la cinta donde coge las riendas de la trama es prácticamente suya. Por su parte Jeff Daniels (Looper), vuelve a demostrar que en los últimos años se esta convirtiendo en un secundario de lujo. Aquí tiene la difícil tarea de hacer agradable un personaje que podemos considera un poco turbulento, ya que es el quién toma las decisiones en la NASA. Sin duda la que se lleva la peor parte de este reparto coral es Kristen Wiig (La boda de mi mejor amiga). La cómica y futura cazafantasmas está eclipsada entre tanta estrella, y su personaje no tiene la presencia suficiente como para llamar tanto la atención.

“Marte (The martian)” es una película maravillosa y muy entretenida a pesar de tener una premisa que puede parecer aburrida (“Naufrago” también la tenia y ahí esta). Todo funciona perfectamente, hasta el punto de que no sería extraño ver esta cinta en los próxima carrera por los premios Oscar (y no solo en apartados técnicos). Sin duda, toda una sorpresa.

Lo mejor: Matt Damon, la precisión del guión, la dirección de Scott…

Lo peor: Los puristas que saldrán hablando de ciertas escenas inverosímiles.
 
CRÍTICAS RECIENTES