CRÍTICA DE COWBOYS & ALIENS

Por Ignacio Estrada
 
Producida por Steven Spielberg, entre otros (también esta Ron Howard), y dirigida por Jon Favreau (Iron man 1 y 2) llega la adaptación de otra novela grafica que se queda en tierra de nadie. El resultado final entretiene pero dista mucho de lo que podía haber sido un título de estas características.

Mezclar un Western con extraterrestres es una idea interesante, pero cuando lo que realmente se narra es una historia de indios y vaqueros la cosa cambia. Y ese es el problema de este título ya que ni es de ciencia ficción, ni de aventuras con extraterrestres, sino un Western de manual. Tras la historia andan los guionistas de “Transformers” y Damon Lindelof (Perdidos) quienes han querido hacer un producto veraniego con pedigrí y se ha quedado en un ejemplo de buenas intenciones. Algunos personajes están elaborados, como el de Daniel Craig, pero otros, como el de Harrison Ford, son muy irregulares. Y de los secundarios mejor no hablamos, pues son muchos, y algunos no aportan nada a la trama.

Favreau consigue enganchar al espectador con esa magnífica presentación del personaje de Craig, y con algunas secuencias de acción como el primer ataque extraterrestre al pueblo o la secuencia en el barco que está del revés. Tiene momentos muy interesantes y otros muy aburridos, ya que Favreau no está narrando una película de acción sino un western, y lo hace como tal.

El apartado técnico es espectacular, desde unos efectos especiales de primer orden hasta una fotografía muy cuidada para un producto como éste. De hecho se nota la mano de Matthew Libatique (director habitual de Aronofsky).

La música de Harry Gregson-Williams (Shrek) es bastante irregular teniendo temas muy acordes con el western y otros que se han incluido en la película, pero bien se podían haber puesto en otra sin ningún problema, pues ni acompañan a las imágenes ni aportan nada nuevo al género.

Sobre el reparto, Daniel Craig está bien pero no deja recordarnos al James Bond con tanta chulería. Harrison Ford, a pesar de tener un papel que no acaba por definirse, tiene momentos increíbles (como cuando habla con el nieto del sheriff) y momentos patéticos (como su presentación). Dentro de los secundarios hay algunos buenos, como Olivia Wilde (Tron Legacy) y Clancy Brown (Los inmortales) pero esta desaprovechados. Por no hablar de Sam Rockwell (Iron man 2) que esta sosísimo.

En resumen, es una película irregular en todos los sentidos, que puede que decepcione a los aficionados a la ciencia ficción pues realmente es un western y no trata de ocultarlo en ningún momento. De hecho, el sheriff del pueblo está interpretado por Keith Carradine (Los duelistas), actor muy vinculado a dicho género.

Lo mejor: Sus primeros 45 minutos.

Lo peor: Después de esos 45 minutos, la película no es tan interesante.
 
CRÍTICAS RECIENTES