Sitges 2014: Resumen del día 2

Ayer tuvimos de todo: "Musarañas", zombis nazis, castores zombis, slashers chungos e incluso marcha zombi... ¡¡Vamos con el tercer día!!
Sábado de festival, primero y lleno de gente para aprovechar el fin de semana, ver a actores y directores ansiados por muchos y acabar dando un paseo junto a decenas de muertos vivientes en la Zombie Walk de este año.

Los más madrugadores han podido ver Young Ones (Jake Paltrow, 2014), un western de ciencia-ficción en un mundo donde la falta del agua y las tierras áridas dominan la existencia. Un hombre de familia intentará proteger sus tierras y su familia, al mismo tiempo que alguien muy cercano a él preparará un plan para quitarle todo lo que tiene. Es un tipo de película que suele caer bastante bien en palmarés, con opiniones generalmente positivas y un acabado visual interesante.

El segundo pase ha ido a parar a Musarañas (Juanfer Andrés & Esteban Roel, 2014), el título producido por el gran Álex de la Iglesia y del cual se espera una de las apuestas potentes en género nacional. Dicho y hecho: Musarañas es una película claustrofóbica, de atmósfera perturbadora y ritmo in crescendo que explota en una segunda mitad brutal. Macarena Gómez está de premio, al igual que la dirección de sus “debutantes” directores.



(Alex de la Iglesia, productor de "Musarañas")


Debutantes entre comillas, porque tanto Juanfer como Esteban llevan años ligados al mundo del cine. De hecho, el proyecto llegó a una de sus productoras, Carolina Bang, porque los dos eran profesores de la actriz en su etapa dentro del Instituto del Cine. Según describía Álex de la Iglesia, “ha sido una perfecta unión entre la energía por ser su ópera prima, y la experiencia de años currando”.

Pasado ya el aterrador mundo de Musarañas, el Auditori ha dado pistoletazo de salida a una tarde llena de cachondeo y aplausos con Pos Eso (Sam, 2014), la película de stop-motion española de exorcismos cañís. El público ha entrado de lleno en el juego que propone y ha aplaudido con sus bromas y referencias. Carlos Areces se ha asomado para presentar la película, en la que comparte voces con Santiago Segura, Josema Yuste o Anabel Alonso.

El cachondeo en plastelina ha sido perfecto telonero para el plato fuerte de la tarde: Dead Snow 2 (Tommy Wirkola, 2014). Los zombis nazis vuelven recargados con comedia gamberra slapstick, ritmo tremendo y una dirección con un incremento del 200% de calidad respecto a su primera parte. Si aquella tenía un fuerte referente a "Posesión Infernal", su secuela coge el espíritu al completo de "El Ejército de las Tinieblas", con cero complejos y un Wirkola al que rendir admiración total. Tiene, sin exagerar, los 5 mejores minutos del género en el año, pegaditos a un tercer acto en forma de batalla campal que deja el de la primera como un juego de guardería.



(Dead Snow 2)


Ya se veía venir en su macara "Hansel & Gretel", pero aquí el bueno de Tommy confirma su espejo frente al Raimi que seguramente admira y, de verdad, recuerda. La película no estaba en Sección Oficial y, por lo tanto, no aspira al premio del público. Lástima, porque hubiera sido una candidata perfecta a llevarse el galardón.

Acaban los zombis nazis, comienzan los castores zombis. Zombeavers (Jordan Rubin, 2014) propone una serie B rodeada de castores mutados, cutres hasta la médula y con gags graciosos que han ayudado a una platea abarrotada. Uno no se puede engañar, Zombeavers es una película de videoclub con una idea cachonda, y poco más. Algo pesada, bastante patosa, pero que te regala una tarde relajada y libre de otros pensamientos que ver a jovenzuelos perseguidos por roedores monstruosos.

A la salida se han visto muchas notas altas, porque esta sí que estaba en Sección Oficial. Veremos a ver si eso se traduce en el premio de la audiencia, pero sería más una consecuencia de programarla un sábado tarde.

La noche se ha animado con el pistoletazo anual a la Zombie Walk, esta vez apadrinado por el maestro Jaume Balagueró. El nivel ya ha llegado a sobrepasar el profesional, con maquillajes de auténtica locura sacados directamente de cualquier cinta del subgénero. Ambiente cojonudo, ya hay gente que, sin ver ninguna película, se acercan a Sitges para ver el paseo de muertos vivientes.

Tras pasear con la muerte (sic), hemos ido a dar una vuelta al Retiro. Dentro proyectaban Cub (Jonas Govaerts, 2014), slasher a medias en el que un grupo de boyscouts se enfrentan a los peligros de un maniaco trampero y su niño aprendiz…con máscara de madera. Más allá de su financiación (vía crowfunding) y de su simbología forestal, la película tarda en arrancar su hora larga y, cuando llega donde tiene que llegar, su público ya ha desconectado. Aún así es el Retiro, y las (pocas) muertes se han aplaudido con fuerza.

Día intenso este, pero mañana tendremos más, tanto si contamos la vertiente más indie de Orígenes, como la gamberra vuelta a los escenario de Adam Wingard ("Tú Eres el Siguiente") y su The Guest.


FOTOS DEL DÍA DE AYER

The Guest
(The Guest)

Etiquetas: Sitges 2014