Festival de Sitges 2018. Día 1 (Climax, Suspiria, Au Poste!, Field Guide to Evil...)

Se va el calor, pero huele a terror en el aire: la llegada del otoño es sinónimo de un nuevo Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges, una 51ª edición de lo que es ya una de las capitales europeas del género y que marcará, como es habitual, las tendencias del mercado del horror cinematográfico en los próximos meses.

Tendencias que incluyen a títulos como la ‘Suspiria’ de Luca Guadagnino, la nueva ‘Halloween’ producida por Blumhouse, el viaje de Lars Von Trier al psychokiller con ‘The House That Jack Built’ o la fantasía metalo-apocalíptica de ‘Mandy’.

El jurado de la Sección Oficial -compuesto por Carolina Bang, Piers Bizony, Anaïs Emery, Fernando Navarro y John Ajvide Lindqvist- tendrá que esforzarse en resumir una competición de más de treinta películas, contando entre sus filas parte de los títulos más esperados del año, así como las novedades que pueden dar escopetazo de salida en esta edición del festival.

Pero no adelantemos acontecimientos. El festival ha inaugurado sus puertas oficialmente con ‘Suspiria’ (Luca Guadagnino, 2018) , remake de la obra maestra de Dario Argento que causó buena impresión en su pase por Venecia. La película retoma la idea del film italiano, con una academia de baile en Berlín repleta de crímenes, brujas y rituales paganos, truncados por la llegada de una alumna estadounidense que siente una clara conexión con los secretos que se guardan tras las paredes.

A partir de ahí Guadagnino se lanza a la piscina y crea un ejercicio de estilo, invocando a la simbología de la Europa comunista (sic) y a la danza como lenguaje del propio mal. Pocas críticas entusiastas en un caldo de cultivo que castiga a la película de demasiado larga, demasiado pretenciosa o incluso de poco respetuosa con el género que trata. Una minoría (entre las que, humildemente, me encuentro) piensa que es un retrato visceral e hipnótico que captura la brujería en un estado prácticamente puro. La división en festivales y, sobretodo, en salas, no será ninguna sorpresa.

Por si los rituales paganos en forma de danza nos sabían a poco, los programadores de Sitges han decidido continuar con su particular invocación al diablo llamando a filas con ‘Clímax’ (Gaspar Noé, 2018) . La nueva película del director de ‘Irreversible’ o ‘Enter the void’ es, de nuevo, un viaje a los infiernos repleto de experimentación audiovisual, técnica brillante y destreza con el exceso.

Una atípica fiesta repleta de bailarines que se va al garete cuando alguien, a saber quién, decide sabotear la sangría con una alta dosis de LSD. A partir de ahí se disparan las libidos, la violencia y los instintos más carnales en una pesadilla no apta para epilépticos. Opiniones en general muy positivas para el que ya conocía a Noé y a su cine, todos de acuerdo en que su estilo es cada vez más personal y desarrollado.

La sección oficial ha seguido experimentando con ‘Au Poste!’ (Quentin Dupieux, 2018) . El realizador de la mítica ‘Rubber’ o de -la odiadísima- ‘Realité’ vuelve a la carga con una comedia negra, extrañamente cercana al cine de los Coen. Una estación de policía es el escenario en el que ambientar este misterio sobre un testigo (¿inocente?), el inspector encargado de su interrogatorio y el tuerto de nacimiento al que le han encargado vigilarle. Crímenes, metacine y surrealismo que han conseguido arrancar las risas de la platea en más de una ocasión. Quizás el jurado quiera buscarle algún hueco en el palmarés, pero a pesar de su simpatía sería raro verla en lo más alto de los premios en esta edición.

La tarde se ha separado un momento de secciones oficiales para acercarse, al fin, a algo más cercano al terror que estamos acostumbrados: la antología ‘The Field Guide to Evil’ (VV.AA., 2018) prometía reunir a los mejores realizadores del panorama actual para aglutinar cuentos de horror basados en el folklore propio del país de cada autor. El resultado es un decepcionante conjunto de historias de época, metáforas obvias y bajísimo presupuesto que queda lejos de otras producciones del mismo equipo como ‘ABCs of Death’ y su secuela. A destacar el segmento del turco Can Evrenol, uno de los pocos capaces de aprovechar el mínimo presupuesto con el que contaba la propuesta.


Otros títulos que también se han podido ver el primer día han sido la inglesa ‘Ghost Stories’ (Jeremy Dyson & Andy Nyman, 2018) , el thriller embotellado ‘Elizabeth Harvest’ (xxxx, 2018) o el survival forestal ‘What Keeps You Alive’ (Colin Minihan, 2018).

Mañana podremos ver qué tal le ha sentado a Gareth Evans pasarse al terror de ‘Apostle’, si los hypes de ‘One Cut of the Dead’ y ‘The Night Comes for Us’ son reales o si las prometedoras ‘Zoo’ y ‘American Animals’ tienen algo que contar.


(Tilda Swinton recibiendo el Premio Honorífico. Foto Alejandro Antón)

⇩PUBLICIDAD⇩

Etiquetas: Sitges 2018