¡Oferta! 20 Funko Pops cinéfilos y seriéfilos con grandes descuentos

Festival de Sitges 2018. Día 2 (Apostle, American Animals, One Cut of the Dead...)

El primer viernes de Sitges augura un buen fin de semana: el tiempo es espléndido, las películas no dejan de mejorar y los aficionados se aglutinan en las colas que dan acceso a cada una de las cuatro salas. La inauguración y sus posteriores cócteles -es un festival, siempre hay una fiesta a la que acudir- dejan paso a los primeros pases en lo que será rutina en los próximos días.

Y la rutina comienza con una producción de Netflix: Apostle’ (Gareth Evans, 2018), primera película del galés en su tierra natal después de conquistar los olimpos de la acción con ‘The Raid’ y ‘The Raid 2’. Dan Stevens –‘The Guest’, ‘Legión’- protagoniza este cuento de terror británico ambientado a principios del Siglo XX, en el que un hombre que ha perdido el buen camino debe infiltrarse en el misterioso culto que mantiene encerrada a su hermana. El viaje a la isla enfrentará a su protagonista a ciertos horrores ancestrales de los que ningún Dios podría proteger.

Acogida tibia con -unos pocos- entusiastas para esta cinta de corte clásico, un cambio radical en el estilo de su director al que se le agradece el salto de género. Quizás su duración excesiva y sus problemas de coherencia interna le pasen factura a una cinta bien realizada, con picos de violencia y -pocos- momentos de terror que pueden a recordar a ‘The Wicker Man’ y a ese subgénero de sectas paganas alejadas de la sociedad. Veremos si el jurado quiere otorgar a Netflix alguno de los premios del palmarés.

El día ha continuado en las secciones paralelas Órbita y Oficial Discovery, comenzando con la estupenda ‘American Animals’ (Bart Layton, 2018). La nueva película del responsable de ‘El impostor’ es, de nuevo, una brillante pieza de ficción-no-ficción que juega con el lenguaje del documental para contar una historia real absolutamente inverosímil. Reparto importante -Evan Peters, Barry Keoghan y Ann Dowd- para esta historia de atracos universitarios que, como ya adelantan sus primeros minutos, acabará en absoluto desastre. Una película que ha gustado a su público y que, a pesar de un epílogo algo estirado, ha cautivado por su inteligente estilo y sus carismáticos protagonistas -reales y ficticios-.

El mismo día que Gareth Evans se desvinculaba de Indonesia llegaba uno de sus excolegas con ‘The Night Comes For Us’ (Timo Tjahjanto, 2018), otra producción que podremos ver en breve en Netflix. El planteamiento es básico: miembro de la Triada que decide salvar a una niña pequeña acaba convirtiéndose en objetivo de sus antiguos compañeros, iniciando un baño de sangre por allá donde pasen. Una absoluta burrada de hostias, miembros rotos y destripamientos que ha hecho las delicias de un público entregado a toda barbaridad que corría por la pantalla. No recomendada para veganos, pero sí para todos los ávidos de la acción que lloran por no tener más entregas de la saga ‘The Raid’, aquí salzonado con una ultraviolencia que recuerda a clásicos como ‘Historia de Ricky’.


En Sitges siempre hay una película de la que te recomiendan no saber nada antes de entrar, y en esta edición le ha tocado a ‘One Cut of the Dead’ (Shinichiro Ueda, 2017). El rodaje de una película de zombies se ve truncado por, ejem, un grupo de zombies en un lenguaje found-footage al que estamos de sobras acostumbrados. Parece simple, pero lo que esconde detrás es una película absolutamente brillante y, probablemente, una de las mejores de esta edición que acaba de comenzar. Tras su final el público se ha puesto en pie y ha aplaudido durante todos los créditos a unos miembros del equipo que han acabado derramando lágrimas de la emoción. Un pase increíble para una película que, esperemos, pase a la historia del festival.

La película de Shinichiro Ueda comparte con ‘Zoo’ (Antonio Tublén, 2018) tres atributos: la sección en la que participa (Oficial Discovery, dispuesta a descubrir nuevas joyas), el bajísimo presupuesto y las criaturas que lo protagonizan (¡zombies!). Nada más, porque esta producción sueco-canadiense concentra en un mismo escenario la vida de una pareja en crisis al mismo tiempo que estalla el temido Apocalipsis. Mientras los muertos dominan la tierra sus protagonistas aprovecharán para tratar sus problemas, ponerse hasta arriba de estupefacientes y descubrir que tampoco son muy buenos vecinos. Una comedia negra con una primera mitad simpática y una segunda que, sin quererlo ni beberlo, decide volverse bochornosamente seria. Una decepción que ha dejado un leve sabor amargo al final de lo que era una buena jornada.

Hoy el festival continuará su odisea con la comedia negra ‘Piercing’, la terrorífica -nunca mejor dicho- ‘Aterrados’, la prometedora ‘Mandy’ o la segunda película de Timo Tjahjanto de la edición: ‘May The Devil Take You’.