2K anuncia oficialmente que trabaja en un nuevo "Bioshock"

Una de las mejores sagas de videojuegos de los últimos años regresará próximamente con una nueva entrega
Aunque era un secreto a voces desde hace tiempo se viene hablando de que la gente de 2K está trabajando en una nueva entrega de BIOSHOCK, la magnífica saga creada por Ken Levine en Irrational Games que tuvo dos entregas sobresalientes (la entrega original y el Bioshock Infinite) y una notable (Bioshock 2) en la que no participó activamente Levine... y se notó.

Ahora 2K han creado un nuevo estudio interno, llamado Cloud Chamber, que tendrá localizaciones en Novato, California Montreal para trabajar en esta nueva entrega de Bioshock después de la disolución de Irrational Games hace unos años.

De momento se desconoce fecha de lanzamiento -aunque no seará pronto- y si estará ambientado en Rapture, Columbia u otro lugar no visitado hasta la fecha en la franquicia. Tampoco se sabe si será una secuela directa o un spin-off, lo único que afirman es que será la siguiente iteración en la saga.

Aparte de escenarios inolvidables, argumentos maravillosos y personajes icónicos como los Big Daddy, las Little Sister o Songbird, Bioshock nos ha dado uno de los villanos más magistrales vistos en un videojuego: Andrew Ryan. Su diseño, creación y posterior evolución hasta lo que conocimos en el juego final, tienen esa textura de las cosas hechas con precisión y saber hacer. No en vano es un personaje no protagonista que ha recibido muchísimo más pensamiento y tiene connotaciones mucho más profundas que la mayor parte de los personajes principales de cualquier otro juego.

En parte por el cuidado que se puso en todo el diseño y escritura de Bioshock, y en parte por las aficiones de su creador Ken Levine, Andrew Ryan es un personaje no solo creíble, sino reconocible en seres de carne y hueso. La estética años 40 de Bioshock pedía a gritos un villano alejado del estereotipo.

Pero el propio desarrollo de la historia y el trasfondo de esta perturbadora historia propició que un villano basado en hombres de negocios, filántropos y filósofos de mediados de la primera mitad del siglo pasado se transforme en un estereotipado megalómano y estridente dictador atrapado en su propia jaula de oro: la ciudad submarina de Rapture, altar al objetivismo moral, al capitalismo desenfrenado y a la mayor gloria del hombre por encima de dioses y gobiernos.

Según Levine, obsesionado con La fuga de Logan y los escritos de Huxley, Orwell y la escritora de origen ruso Ayn Rand (en cuya figura se basa casi por completo Ryan), la idea de un villano de marcado carácter filosófico, incluso político-social encajaba a la perfección en el mundo submarino y utópico que estaban creando para Bioshock. No fueron conscientes del tamaño que estaba adquiriendo su criatura hasta el (para algunos) anticlimático encuentro entre Andrew y Jack (el protagonista del juego), donde toda la carga filosófica del personaje se une a una personalidad viva, cercana y llena (como todos nosotros) de miedos y defectos.

Etiquetas: Bioshock - 2K