Nos encontramos en el Japón postfeudal del siglo XIX. Zatoichi (Takeshi Kitano) es un afamado masajista ciego (sí, ciego, habéis leído bien) que en su particular periplo se detiene en un pequeño poblado de montaña. Además de valerse de sus manos para ganarse la vida, es conocida su pericia en las casas de juego de dados. Pero lo que todo el mundo ignora es que bajo esa apariencia de vagabundo se esconde un auténtico maestro de esgrima, letal e implacable en el manejo de la katana. Allí conocerá de la existencia del despiadado Ginzo y su banda de temibles secuaces yakuza que tienen atemorizado al pueblo. Ante la creciente fama de formidable espadachín de Zatoichi, y para fortalecer su poder sobre la comarca, Ginzo contrata al recién llegado ronin Hattori (Tadanobu Asano) para que ejerza las funciones de guardaespaldas. Hattori está casado con una mujer enferma que le recrimina su forma de vida pese a reconocer que es el único medio con el que su marido cuenta para defender su honor y obtener los ingresos suficientes con los que costear su necesario tratamiento médico.
Al mismo tiempo, en el camino de Zatoichi se cruza una misteriosa pareja de geishas, Okinu y su hermana Osei, que bajo su dulce apariencia han acudido al pueblo con el objeto de vengar el asesinato de sus padres a manos del único nombre que les ha servido de pista durante todos estos años: Kuchinawa. Al recién formado trío se une por casualidad el pendenciero pero bienintencionado Shinkichi en una trama de trágicas consecuencias que sellará el destino de todos los habitantes de la montaña.
Géneros:
Remakes - Acción - Aventuras - Musical
País:
Japón

TU NOTA

  Media: 7,38 (16 votos)

CRÍTICA

Y con él llegó el escándalo. El premio al mejor director en el Festival de Venecia y nada menos que el de mejor película en el Festival de Cine Fantástico de Sitges, avalan esta nueva obra maestra (y ya van...vaya, perdí la cuenta) del iconoclasta genio nipón, creador de la poética "Dolls" o la brutal "Brother" entre otras. Pero en esta ocasión cambia de registro para rodar por vez primera un film de época basado en la historia de Zatoichi, el mítico héroe japonés al que el propio Kitano da vida en un papel menos hierático que de costumbre (incluso podemos verle sonreír) y que se hace acompañar en el reparto por Tadanobu Asano, auténtica estrella del país del sol naciente y que ya ha trabajado con cineastas de la talla de Nagisa Osima y Takashi Miike.