¿Y si "La Casa de los 1.000 cadáveres" fuese una sitcom?