Visitamos Aokigahara (El Bosque de los Suicidios) - Día 1

Dentro de muy poco, llega a nuestras pantallas la última apuesta de Sony de nuestro género favorito, y como no puede ser de otra manera, Aullidos.COM estará lo más cerca posible para informaros...





¡Y lo de “cerca” no lo digo por decir! ¿La película? El Bosque De Los Suicidios, un nuevo thriller sobrenatural ambientado en bosque de Aokigahara, muy cerca del Monte Fuji, el segundo lugar donde se cometen más suicidios al año en todo el mundo, y con una tradición de lugar maldito que se remonta al Siglo XV. Es el bosque más tétrico de Japón, y os lo vamos a enseñar desde dentro.







Gran parte de la experiencia, de momento, ha sido llegar hasta allí, todo un día de viaje, pasando “noche” en un avión y haciendo una escala en Milán, hasta llegar al aeropuerto, y tener que meternos en un tren para llegar a la capital.





Y por fin, legamos a Tokyo, pero no, todavía no había ni bosque, ni Monte Fuji, ni nada, aunque pudimos encontrarnos con los personajes de "The Attack Of The Titans", y es que siempre se agradece ver cosas chulas, aunque no sean las que has ido a buscar :D





Dos autobuses a lo largo de otras dos horas, hasta que, por fin… Llegamos al hotel, muy próximo a un monte Fuji que no se veía por la niebla. Ya era de noche, así que tuvimos que dejar las visitas para el día siguiente. El hotel ya prometía bastante, con un Lobby al más puro estilo de "Hellraiser III"



La configuración del lamento está a tropecientas horas de tu casa, en muuuuchos transportes distintos :)


… Y un pasillo de los que nos gustaría recorrer en triciclo. Es cierto que somos de Aullidos, que venimos a cubrir una peli de miedo, y bla bla bla, pero, leñe, ¡mirad ese pasillo!



¿No os quedaríais a jugar aquí para siempre?


La cena merece episodio aparte. Todos los que solemos decir que nos gusta la comida japonesa sólo tenemos que venir una vez a Japón para darnos cuenta de que, en realidad, lo que nos gusta es el sushi, el udon, y la tempura del restaurante japonés de nuestro barrio. Aquí teníamos cosas que ni sabíamos cómo se comían (de hecho, el maitre tuvo que explicarnos el proceso, y darnos un folio de descripciones de nuestros platos, para poder saber qué era lo que nos acababan de poner, y qué podía ser lo siguiente).

Natalie Dormer tiene una experiencia similar en la película, así que nos sentimos muy bien ambientados esa primera y poco aprovechada cena.





¡Mañana, mucho más! ¡Sayonara!

-LEER CRÓNICA DEL DÍA 2.

-LEER CRÓNICA DEL DÍA 3.
⇩PUBLICIDAD⇩