NOTICIAS TOM HOLLAND

Crítica de "Spider-Man: Lejos de Casa", un hombre araña poco inspirado

Analizar cualquier adaptación al cine desde el punto de vista de la fidelidad es una labor muy injusta, ya que en cierto modo se menosprecia la identidad de la peli en sí. Así, según ese prisma, El Planeta De Los Simios (Franklin J. Schaffner, 1968) sería una aberración de cambios de nacionalidades, estilos, y de final; Blade Runner (Ridley Scott, 1982) no se parecería ni en el título; y El Padrino (Francis Ford Coppola, 1972) habría cambiado elementos sustanciales, y eliminado una trama que a muchos lectores les podría resultar imprescindible.